La clave es pensar en la calidad, no en la cantidad.

En el pasado, los usuarios creaban sitios web con el propósito de conseguir un gran número de enlaces para promocionar su posición en los resultados de los motores de búsqueda. En algunos casos, estos enlaces eran irrelevantes para sus productos o servicios, o procedían de sitios de baja calidad.

Cuando los buscadores detectaron esta práctica, comenzaron a restar valor a los sitios que intentan manipular los resultados de búsqueda.

¿Qué conclusión debes sacar de esto? Los enlaces a tu web son convenientes, siempre y cuando sean enlaces legítimos de sitios web de calidad. Las mejores prácticas serían que otros usuarios incluyan enlaces a tus páginas si consideran que su público debería ver tu contenido. También puedes animar a otros usuarios a que escriban sobre ti y que compartan enlaces a tu sitio web. En el sector del SEO, esto se denomina marketing de contenidos.

Pero, ¿qué es un buen contenido? Si tienes una pequeña granja que vende frutas y verduras frescas, podría ser una lista de “Las principales 10 frutas veraniegas” o “Las 5 mejores recetas con brócoli”. Para generar contenidos de calidad, debes entender quiénes son tus clientes potenciales, qué buscan y cómo puedes ofrecérselo. Bien, veamos a grandes rasgos la otra forma de optimización desde sitios externos: las redes sociales.

Los motores de búsqueda rastrean cualquier página a la que pueden acceder, incluidas las redes sociales. Pero, por lo general, no prestan especial atención a tu popularidad en una red social. Por ejemplo, que no te den más crédito por tener más «me gusta» o «seguidores».

No obstante, utilizar las redes sociales sigue siendo una excelente forma de llegar a un gran público: promociona tu sitio porque esto contribuye a que los usuarios descubran tu contenido.

En resumen: la optimización desde sitios externos es una herramienta valiosa para mejorar tu ranking en los motores de búsqueda.

La mejor forma de contribuir a la optimización desde sitios externos es mediante la creación de contenidos de calidad que haga de tu sitio un recurso de calidad, que atraiga a usuarios y que después lo compartan en las redes sociales.

¿Te confunde un poco el tema de la optimización en buscadores? Una forma de lidiar con el SEO es establecer objetivos claros y después medir tu progreso a cada paso.

Si estableces objetivos de SEO, podrás medir, supervisar y analizar los resultados, de forma que podrás saber qué estrategias funcionan y cuáles no. Empezaremos identificando tus objetivos de SEO: ¿qué tratas de conseguir en Internet?

Imagina que eres el propietario de una pequeña granja. Es probable que tu objetivo sea vender más r frutas y verduras, y también querrás consolidar las relaciones con tu clientes existentes mediante contenidos de calidad, con la esperanza de que vuelvan para comprar más.

Acabas de identificar tres objetivos comerciales:

Establecer objetivos de SEO te proporciona parámetros que puedes medir para ayudarte a entender mejor la eficacia de tu sitio web. Y, ¿cómo puedes saber si estás logrando tus objetivos? Algunos parámetros son más importantes que otros.

Por ejemplo, es fantástico aparecer como número uno en los rankings de los buscadores, pero esto no supone garantía alguna de éxito.

Veamos por qué: digamos que el sitio web de tu granja es el primer resultado cuando alguien busca «huertas». Tienes muchas visitas, pero no estás registrando un aumento de las ventas.

Esto podría deberse a que los usuarios que buscan «huertas» quieren hacerse su propia huerta para no comprar frutas y vegetales. ¿Cuál es la moraleja? Que no debes malgastar tus esfuerzos en palabras clave que no son relevantes para lo que haces.

Así que, si ocupar la primera posición no es tu objetivo, ¿cuál sería? Pensemos en otras alternativas que te permitan medir el éxito:

Puedes medir conversiones realizando un seguimiento del número de usuarios que acceden a tu sitio web y compran frutas y verduras, o bien realizar un seguimiento de una acción más pequeña que puede derivar en una compra, como suscribirse a tu newsletter.

Puedes medir la adquisición y la cobertura realizando un seguimiento del número de veces que tu negocio aparece en los resultados de búsqueda (tus «impresiones») y de la frecuencia con la que los usuarios hacen clic para acceder a tu sitio.

También puedes medir la interacción realizando un seguimiento de los contenidos que leen los usuarios y con los que interactúan, o de cuántas visitas se han convertido en tus seguidores en las redes sociales.

¿Cómo realizar un seguimiento de todos estos parámetros? Las herramientas analíticas y para administradores web proporcionadas por los buscadores pueden ofrecerte esta información, a menudo de forma gratuita. La mayoría de los buscadores, como Bing o Google, ofrecen herramientas de este tipo.

Estas herramientas te indican qué palabras clave hacen que tu sitio aparezca en los resultados de búsqueda, a qué páginas web están vinculadas y cuántos usuarios hacen clic en los enlaces para acceder a tu sitio.

Las herramientas analíticas te pueden ayudar también a entender mejor el comportamiento de los visitantes. Pueden responder a preguntas del tipo:

Con esta información, puedes ajustar tu estrategia de SEO para obtener mejores resultados o evaluar los resultados de una agencia de SEO en caso de haberla contratado para que te ayude. En resumen:

Para evaluar la eficacia de tu sitio en relación con los resultados de búsqueda orgánicos y las ventajas que reporta para tu negocio, establece objetivos de SEO.

Para medir el éxito, realiza un seguimiento de diferentes áreas. Una vez que tus objetivos estén claros y hayas implementado herramientas de seguimiento, estarás en el buen camino para tener éxito con el SEO.

Fuente:  Google Garage Digital.

Abrir chat