Primeros pasos para el éxito en línea.

¡Hola! Vamos a centrarnos en el primer paso de una estrategia digital: trabajar tu presencia en línea.

Tienes muchas opciones para desarrollar una presencia en Internet, entre las que se incluyen directorios locales, sitios web, aplicaciones móviles y redes sociales. En la actualidad, tener presencia en Internet está al alcance de cualquiera. Pero aunque es posible que un sitio web sea lo primero que te venga a la mente, no necesariamente debes empezar por ahí.

Por ejemplo, imaginemos que tienes una peluquería. El primer paso para encontrar clientes en Internet y aparecer en los buscadores, podría ser dar de alta a tu negocio en directorios en línea como Google Mi Negocio. De esta manera, cuando alguien busque peluqueros de tu zona en el buscador de Google, aparecerás en los resultados (¡y sin necesidad de tener una web!).

También podrías crear una página en Facebook para que tus clientes potenciales puedan echar un vistazo a tu negocio y a lo que puedes ofrecerles (como fotos o videos de algunos clientes satisfechos con sus cortes de pelo).

Puedes hacer mucho sin necesidad de tener un sitio web, pero en algún momento quizás quieras crear tu propio espacio en la red, una única plataforma donde tus clientes puedan encontrar en línea todo lo que necesitan saber sobre ti.

¡Perfecto! ¡Manos a la obra!

Lo más importante para empezar a crear tu web es pensar en lo que quieres que hagan los clientes en ella. Por ejemplo:

¿Quieres que te llamen? Si ese es el caso, incluye tu número de teléfono en todas y cada una de las páginas.

Puede que quieras que encuentren la dirección física de tu negocio. Entonces incluye un mapa e indicaciones para llegar.

Quizás quieras que tus clientes pidan cita previa en Internet. Esa es una funcionalidad que también puedes incluir en tu web.

O por último, puede que quieras que compren tus productos en línea, haciendo un pedido o efectuando un pago. Esto se denomina «comercio electrónico o e-commerce» y existe todo un abanico de posibilidades (desde las más simples a otras más complejas), que analizaremos en detalle en otros artículos que puedes encontrar en el blog.

Actualmente, muchos negocios también crean sus propias aplicaciones móviles para que los clientes se las descarguen en sus teléfonos celulares o tabletas. Estas aplicaciones ofrecen todo tipo de oportunidades digitales, por ejemplo, crear programas de fidelización o enviar a tus clientes notificaciones automáticas sobre próximas citas.

En resumidas cuentas: si quieres que los usuarios te encuentren en la red, independientemente de la opción que elijas, debes invertir en tu presencia en línea ya que es el lugar donde la gente podrá encontrarte, conocerte y con suerte, convertirse en tu cliente.

Una vez que establezcas tu presencia en línea tendrás que buscar la manera de atraer más clientes a tu página web, ¿verdad?

Centrémonos en ti. ¿Cómo puedes conseguir que los clientes te encuentren en Internet?

Existen varias maneras. Empezaremos con los buscadores. Cuando los usuarios introducen un término en un buscador, nos están haciendo saber precisamente lo que están intentando encontrar. Si ofreces servicios y productos relevantes, tu negocio podrá aparecer en los resultados. Existen dos formas de utilizar los buscadores:

La primera es el posicionamiento en buscadores o SEO (en inglés, Search Engine Optimization), que te ayudará a promocionar tu negocio en los resultados de búsqueda gratuitos.

La segunda es el marketing en buscadores o SEM (en inglés, Search Engine Marketing) que te permitirá comprar espacios publicitarios en los resultados de búsqueda.

SEO sirve para posicionar tu página web justo delante de aquellos que están buscando tus productos y servicios. Lo más importante es saber qué palabras introducen los usuarios en los buscadores: las palabras clave. Saber cuáles son las palabras más relevantes dentro de tu negocio te ayudará a mejorar tu posicionamiento cuando los usuarios introduzcan dichos términos en el buscador.

Por otra parte, mediante SEM, las empresas pagan para promocionar sus productos o servicios a los usuarios que están buscando en línea determinadas palabras. La mayoría de los buscadores emplean un sistema de subastas, donde diferentes empresas compiten pujando por distintas palabras clave relacionadas con su negocio o sector. No solo puedes promocionarte en los buscadores, sino en todo Internet, mientras los usuarios visitan otros sitios como los de noticias. Y entre toda esta información encontrarás anuncios, lo que se conoce como «publicidad en Display». Los anuncios de Display aparecen en todo tipo de páginas web y en múltiples formatos: texto, imágenes, videos y anuncios en los que puedes hacer clic e interactuar con ellos. Pueden ser una manera efectiva de difundir tu mensaje, ya que te permiten elegir a las personas que quieres que vean tus anuncios, además de los sitios web y redes sociales en los que quieres que aparezcan.

Las redes sociales como Facebook o Twitter son otra opción para impulsar tu negocio en Internet y son especialmente útiles para crear relaciones con los clientes. En la mayoría de redes sociales puedes crear páginas o perfiles de tu negocio. Antes de terminar, otra de las herramientas que utilizan las empresas es el marketing por correo electrónico o email marketing. No estamos hablando de los correos electrónicos basura o «spam» que se acumulan en tu bandeja de entrada, sino del envío de ofertas e información relevante a los usuarios que previamente te han comunicado que están interesados. Puedes hacer que los usuarios se registren o habiliten la opción adecuada para recibir tus correos electrónicos. Puedes enviar cupones a las personas que hayan realizado una reserva a través de tu página web, publicar eventos especiales o promocionar los artículos con descuentos.

Cuanto más variadas sean las estrategias de marketing digital que emplees, más oportunidades tendrás de conseguir clientes reales, sin importar cómo naveguen ellos por la red.

Ahora ya sabes lo importante que es decidir qué quieres conseguir a través del medio en línea, cómo desarrollar tu presencia en Internet y empezar a usar el marketing digital para atraer más visitas a tu web.

Pero también es importante asegurarse de que tu estrategia online dure a largo plazo. Lo primero que no hay que olvidar es: no esperes resultados a corto plazo, ya que establecer tu presencia en Internet así cómo hacerte relevante en la red puede llevar su tiempo.

Los buscadores tardarán un tiempo en encontrarte. También implementar y mejorar tu estrategia de marketing digital llevará tiempo. Así que intenta no establecer objetivos imposibles que sepas de antemano que no podrás cumplir. Un elemento crucial de la estrategia en línea es medir las acciones que estás llevando a cabo y asegurarte de que están funcionando bien. Es lo que se conoce como «analítica web», un recurso que te permitirá entender cómo encuentran los usuarios tu sitio web y qué hacen en él. Saber de dónde vienen tus visitas puede ayudarte a averiguar qué campañas de marketing funcionan y cuáles no. Conocer lo que hacen los usuarios una vez que entran en tu web, puede ayudarte a descubrir si tu inversión en medios digitales está dando resultados.

Por ejemplo, si tienes una peluquería, no solo quieres que encuentren tu web, sino mucho más: quieres que saquen una cita, que consulten tu dirección física o que compren algo. Al hacer un seguimiento de la actividad de quienes visitan tu sitio web, sabrás lo que funciona y lo que no, de forma que podrás realizar los cambios pertinentes y continuar mejorando tu estrategia en línea.

Un último punto a destacar: es importante recordar que Internet es un mundo en constante cambio y que por eso hay que mantenerse informado e ir adaptándose. Lo mismo ocurre con los cambios en tu sector, de los que también deberás estar al corriente.

¿Estás ofreciendo lo último en tendencias de peluquería? Si los tonos claros de pelo se convierten en la última moda, puedes actualizar tus anuncios rápidamente para mostrar a tus clientes lo que ofreces al respecto.

En resumen, hay tres puntos importantes para una buena estrategia digital:

1) Establecer tus objetivos en línea (y que sean realistas).

2) Emplear el análisis web para hacer un seguimiento y medir tus acciones y así saber si funcionan.

3) Adaptarse a los cambios en la tecnología y al sector en el que trabajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat